Your browser (Internet Explorer 6) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.
X
Post

Un Primero de Mayo para señalar al Dinosaurio

Que me perdonen Augusto Monterroso y su célebre microcuento, pero nos hemos despertado de la larga noche de la crisis y el dinosuario todavía está ahí, aquí mismo. Va calando el relato de que no sólo hemos dejado atrás lo peor, sino que incluso la luz al final del túnel es una realidad. Nada que objetar a las tímidas señales de recuperación económica respecto a lo más hondo en que caímos, pero no está de más recordar que todo tiene un precio.

Más de 60.600 millones de euros públicos de las ayudas que directamente han ido a sufragar el rescate de los bancos no van a ser devueltas. Sumémosle a esto el ‘rescate bancario encubierto’ adicional que han supuesto los mecanismos de pago a proveedores que han disparado la deuda pública al convertir la deuda comercial de administraciones en financiera a intereses superiores al 6%, obligando –reforma constitucional mediante- a atender el pago de esa deuda bancaria antes que los servicios públicos. Metamos en la coctelera los recortes soportados por la sanidad y la educación públicas, el barbecho al que se ha condenado el desarrollo de la ley de dependencia, o los más de 400.000 desahucios ejecutados en España solo entre 2008 y 2015. El país de ‘después de la crisis’ es un país en el que hay 1,7 millones menos de empleos que en el país de ‘antes de la crisis’; es un país en el que el 39% de los trabajadores afirma trabajar más horas de las acordadas y a casi el 60% no se les paga nada por ello; es un país en el que está reapareciendo la burbuja inmobiliaria -en 2017, el precio de la vivienda terminada subió en 2017 un 17% en Madrid- que está inflándose especialmente en el mercado del alquiler; es un país en el que 1,2 millones de hogares tienen a todas y todos sus miembros en paro mientras las empresas del Ibex 35 cerraron el año pasado con un 20% más de beneficios.

El dinosaurio hoy, pues, se llama precariedad y desigualdad. Pero no sólo.

More…

¿Te ha gustado? Pues difúndelo

Post

Cabalgatas y tradiciones: una reflexión desde la experiencia de Rivas

¿Quién decide qué encaja o no en una ‘tradición’?, ¿cómo se construyen las ‘tradiciones’? Estas preguntas se me han encendido estos días a propósito de la ‘polémica’ farisea que el Partido Popular, Ciudadanos, organizaciones de extrema derecha y los medios de comunicación más conservadores han levantado sobre la presencia en la Cabalgata de Reyes de Vallekas de una carroza dedicada a la diversidad del barrio con perspectiva de género. Son preguntas, creo, más interesantes que las que quizás tendemos a preguntarnos ante este tipo de ofensivas reaccionarias (“¿para qué sirven las tradiciones si no para ser combatidas?”).

En Rivas, es ‘tradición’ que la Cabalgata de Reyes Magos sea fruto de un proceso participativo y creativo con la implicación del tejido social de la ciudad, y en concreto de las familias implicadas en las AMPAS de la Escuela Pública y las escuelas infantiles. En el seno del Consejo Municipal de Fiestas se trabaja la planificación de todo el evento, se decide una temática común –este año versará sobre ‘Alicia en el País de las Maravillas’, la famosa obra de Lewis Carroll- y a partir de ahí desde cada AMPA se encargan de preparar su carroza, en cuya elaboración se involucran hasta 800 personas en total. No tenemos carrozas de grandes empresas patrocinadoras. Este año, habrá hasta 16 carrozas ciudadanas –más las 3 de sus Majestades de Oriente, asistidos por ‘pajes’ voluntarias y voluntarios de los centros de mayores- y se espera una afluencia de público que supere las 15.000 personas a lo largo de todo su desarrollo.

Nuestra Cabalgata no podría explicarse sin ese compromiso. Sencillamente no existiría. Pero a la vez, su marcado carácter participativo y su arraigo en la implicación de las familias en la escuela pública, también han ido derivando en ‘otras tradiciones’; por ejemplo, una Cabalgata ripense sin insignias de la ‘Marea Verde’ no es una Cabalgata ripense. Y esto es así como expresión natural de la participación de las AMPAs.

photo5943039526031174235

La mayor fortaleza de la carroza del Orgullo Vallekano reside, precisamente, en que no ha sido una ‘ocurrencia’ del concejal de turno, sino que es fruto de una iniciativa vecinal, y por tanto, extensión de alguna manera de un sentir del barrio. Igual que las pancartas verdes en las carrozas de Rivas. Y eso es lo que hace que las tradiciones, que por supuesto están para ser cuestionadas, conduzcan, en ese proceso de ‘revisión colectiva permanente’, a nuevas ‘tradiciones’, es decir, a expresiones ampliamente compartidas de la cultura popular. Nadie cuestiona si encaja o no en la tradición una cabalgata patrocinada por el Corte Inglés, un desfile de ocas o un séquito de Bobs Esponjas, ejemplos a la orden del día. Pero cuando lo que se ‘cuela’ en la tradición surge directamente de la gente y atiende a valores que nos reconcilian con la defensa de la diversidad, de la igualdad, de los derechos, cuando lo que se ‘se cuela’ en la tradición es precisamente lo que la saca de la vitrina y la convierte en un algo más de hoy, más de todas y todos, los guardianes de la moral de naftalina se hacen los ofendidos. ¡Normal! Pero su cabreo no tiene que ver tanto con la moral o la pureza de la tradición sino con la constatación de que con este tipo de cosas gana terreno el protagonismo de la gente sobre pequeños grandes espacios de lo cotidiano.

Hay algo imbatible a la larga, y es la fuerza de la naturalidad con la que gente como la de las AMPAs de Rivas hace suya la tradición de la Noche de Reyes incorporando símbolos de aquello que las une y que tiene que ver no sólo con la lucha ‘política’ contra los recortes educativos sino fundamentalmente con la defensa de una Escuela que es ‘más’ pública cuanto mayor es la capacidad de las familias de vivir sus centros educativos como espacios de convivencia, relación y transformación del entorno más allá de lo lectivo. Es así como se definen referentes capaces de articular un sentido común más integrador y solidario. Es así como se van amasando cambios de calado. Es así como se construyen las tradiciones.

Felices Reyes

¿Te ha gustado? Pues difúndelo

Post

Feliz 2018

Feliz 2018

¿Te ha gustado? Pues difúndelo

Post

¿Qué le pasa al PP con el acceso de Rivas a la M-50?

El fin de semana pasado, representantes del equipo de gobierno de Rivas (de los grupos Somos Rivas –que engloba a IU y Equo- y Rivas Puede) y del grupo municipal socialista, en la oposición, nos encerramos durante 24 horas en el Ayuntamiento como protesta a la negativa del ministro de Fomento a sentarse a hablar de una solución acordada que haga posible el necesario acceso de la ciudad a la M-50. La enorme repercusión mediática que ha tenido el encierro, así como las numerosas muestras de apoyo recabadas entre vecinos y vecinas, unido a las más de 14.200 firmas recogidas por la Plataforma Ciudadana de Rivas, han desatado en el Partido Popular ripense una reacción tan lenta de reflejos –el encierro se produjo el viernes, y hasta el martes no se ha conocido su valoración, en una muestra más de su diligencia y capacidad de trabajo por nuestra ciudad- como confusa. Porque a estas alturas es difícil saber exactamente qué le pasa al PP con la conexión de Rivas Vaciamadrid a la M-50. En todo caso, no está de más repasar algunas de las perlas del argumentario que manejan tanto en su comunicado como en la nota difundida por el ministerio de Fomento y los comentarios de afines al PP en foros y redes sociales variopintas… More…

¿Te ha gustado? Pues difúndelo

Post

El PP y Ciudadanos nos “castigan” a no salir de Rivas

Uno, viendo la estrategia desplegada en materia de transportes e infraestructuras viarias desde todas las administraciones en las que gobierna el PP, empieza a pensar que lo que pretende este partido es que quienes vivimos en Rivas estemos castigados a no salir de nuestra ciudad. Mejor que no se nos vea mucho fuera del término municipal, no sea que le “peguemos” algo –nuestro inconformismo, nuestro compromiso, nuestra manera de entender lo común como una herramienta para transformar la vida cotidiana en algo mejor- a quienes viven en otras ciudades y pueblos de Madrid. Bromas aparte, pocas explicaciones quedan, si no, para entender por qué el PP, con la ayuda de su muleta Ciudadanos, ha vetado las enmiendas al Presupuesto estatal que hacían posible la construcción de la conexión de Rivas con la M-50, o por qué ambos partidos se han unido en la Asamblea de Madrid contra la unificación en una sola de las dos zonas tarifarias en que está partida nuestra ciudad, o porqué desde la llegada del Metro a Rivas en 1999, seguimos corriendo el riesgo de convertirnos en calabaza –cual princesa de cuento- si perdemos el tren que sale a las once de la noche de Puerta de Arganda.

Lo de la M-50 es de traca. El proyecto de abrir un enlace con esta autopista ya cuenta con un estudio de viabilidad que fue ratificado por el propio Ministerio de Fomento. En esta revisión de la propuesta inicial de conexión se simplifica la obra que pasa a costar menos de 8 millones de euros, una cantidad muy inferior a lo presupuestado en proyectos anteriores. En marzo pasado, la Junta de Portavoces aprobó por unanimidad apoyar una ronda de contactos del alcalde con los grupos parlamentarios del Congreso para trasladar esta inversión a los Presupuestos Generales del Estado, que se saldó como comentaba más arriba con el descuelgue de PP y Cs impidiendo que ni siquiera pudiese debatirse. Para colmo, lo curioso no es sólo la persistente negativa de Fomento a asumir sus competencias, sino que el Partido Popular de Rivas, de la mano de Cs, ha pasado de sumarse a la reivindicación ante el Gobierno estatal a declarar públicamente que es el Ayuntamiento quien debe financiar la obra, transitando en apenas dos meses del “unamos fuerzas pidiendo lo que es justo par Rivas” al “si lo quieres, págalo tú”, desoyendo que existe jurisprudencia del Tribunal Constitucional contra actuaciones “que vulneran competencias estatales al versar sobre vías integradas en la red de carreteras del Estado (STC 112/2012)”. Es decir, que la realización de esta obra por parte del Ayuntamiento no sólo sería injusta desde el punto de vista económico sino además ilegal y ajena al orden constitucional.

Mientras, la portavoz del grupo de Ciudadanos en Rivas, la misma que no presentó ni una sola propuesta a los presupuestos municipales, ha declarado en un medio de comunicación en relación a la responsabilidad de sacar adelante la obra de la M-50 que “ahí no nos queremos meter”. Ni tienen posición ni se la espera.

La falta de credibilidad de estos partidos en materia de mejora de la conexiones y transportes de Rivas roza el escándalo. Desde este grupo, seguiremos trabajando por el máximo consenso local al respecto, porque con unidad seremos más fuertes para conquistar nuestras reivindicaciones, pero los y las vecinas deben conocer quién es quién en esta historia.

¿Te ha gustado? Pues difúndelo

Post

Madrid, 2 de mayo de 2017: ‘¡Mueran las caenas!’

A Cristina Cifuentes le viene este Dos de Mayo como anillo al dedo para celebrar algo más que la fiesta autonómica de Madrid. Nada como un buen sarao para trasmitir normalidad, para reivindicar la inercia por la que el mundo sigue girando y las cosas fluyen. Hoy, la presidenta se envuelve en la bandera roja con las siete estrellas blancas de la Osa Mayor y lanza el mensaje de que la tormenta de corrupción destapada por la ‘operación Lezo’ no impide que ella, como dicta el guión de la cortesía institucional y la tradición, monte en la Real Casa de Correos la misma gala de todos los años.

En sus casi dos años de gobierno, Cifuentes no ha escatimado esfuerzos para marcar distancias respecto a la era Aguirre y su apéndice Ignacio González. Las últimas semanas, sin embargo, nos han recordado que Cifuentes ya era diputada autonómica cuando el ‘Tamayazo’ (2003) y que de hecho lo llevaba siendo doce años, y que en su dilatada trayectoria política ha ocupado responsabilidades como la de portavoz del grupo popular en la Comisión parlamentaria de Vigilancia de las Contrataciones –en el Madrid de la Gürtel y la Púnica; dato este, por cierto, oculto en su perfil biográfico como diputada y en el de presidenta regional– o diversos cargos orgánicos directivos en el PP madrileño que presidía Aguirre. Pero sobre todo, las últimas semanas en que han aflorado detalles escandalosos sobre el saqueo del Canal de Isabel II han salpicado a la actual presidenta poniendo de relieve un aspecto que hasta ahora había pasado desapercibido –y también obviado en sus reseñas oficiales-: fue vocal del consejo de administración del Canal de Isabel II entre 2012 y 2014, fechas incluidas en las investigaciones judiciales del mandato de González. Mientras intentaban privatizarnos el agua para llevárselo crudo, Cristina Cifuentes también estaba ahí. Y no dijo ni mu. More…

¿Te ha gustado? Pues difúndelo

Post

El interés general por encima de los chanchullos de Aguirre

En Rivas, empezamos el curso pisando fuerte. El Consejo de Administración de la Empresa Municipal de la Vivienda aprobó el 14 de septiembre emprender acciones legales contra la sociedad de inversión SCI, participada accionarialmente por el Grupo Ortiz, con el objetivo de forzar una renegociación o anular el contrato firmado por el IVIMA en 2005, que acabó imponiéndose a las espaldas de nuestra EMV en virtud de un convenio firmado con el instituto autonómico para la gestión de una promoción de viviendas sociales de alquiler. Aquel contrato firmado por el Gobierno de Esperanza Aguirre supone un desembolso anual –hasta 2023- de un canon de más de un millón de euros para la EMV, aunque los ingresos por los arrendamientos no llegan al medio millón y a pesar de que cuando finalice el contrato la constructora –del grupo Ortiz- habrá recibido más de cuatro veces el dinero que invirtió en levantar los pisos.

Es un contrato claramente “abusivo y lesivo para los intereses municipales”. No lo digo yo, lo afirma un informe de la Interventora General del Ayuntamiento. Es por ello que casi todos los grupos municipales apoyaron la decisión tomada por el Consejo de Administración. Sí: CASI todos, porque el Partido Popular se abstuvo. A la pregunta: ¿por qué los vecinos y vecinas de Rivas tenemos que cargar sobre nuestras espaldas con los negocios que Aguirre diseñó para sus amiguetes?, el PP de Rivas no sabe, no contesta, pero con su silencio no está poniéndose precisamente del lado de los vecinos y vecinas de la ciudad, ni de quienes viven en esas viviendas sociales, ni de lo público.

Llegamos a esta situación después de varios intentos de diálogo con la empresa constructora contratista. Ojalá no hubiésemos tenido que recurrir a la vía judicial. Una de las primeras decisiones de Pedro Del Cura como alcalde fue la de revisar ese contrato, dentro del compromiso general por el sostenimiento, transparencia y nuevo impulso para la EMV que nos ha llevado en dos años a implementar una renta social que bonifica los alquileres de acuerdo a las necesidades de cada familia solicitante, desbloquear el VI Plan de Vivienda –cuya primera fase está a punto de entregarse, para alivio de las familias adjudicatarias- o municipalizar el servicio de alquiler, garantizando que el único interés que impere es el público. Todo este esfuerzo no va a tirarlo por la borda ningún chiringuito heredado forzosamente de la era Aguirre en la Comunidad de Madrid: no lo vamos a permitir.

La empresa SCI, del grupo Ortiz, no sólo no ha querido una solución justa negociada, sino que ha emprendido acciones judiciales contra el alcalde y miembros de antiguos consejos de administración de la EMV. No nos asustan estas estrategias de presión, ni ninguna otra. Mucho menos cuando hablamos de un grupo empresarial con varias sociedades que han aparecido recientemente citadas en investigaciones judiciales sobre tramas de corrupción política y casos de financiación ilegal del PP o CiU. El derecho a la vivienda, la función social de la misma y el interés general están por encima de los muchos chanchullos que los gobiernos de Aguirre propiciaron.

¿Te ha gustado? Pues difúndelo

Post

¿Sólo un problema de fundamentalismo religioso?

La violación sistemática de derechos humanos en países con regímenes identificados como fundamentalistas islámicos suele reducirse -en los ‘análisis’ de los medios de comunicación o las conversaciones de café- a un problema de integrismo religioso, que de alguna manera establece una brecha de civilización y tolerancia entre “el mundo islámico” y las sociedades occidentales, de raíz cristiana aunque fuertemente secularizadas. Lo he comprobado con el aberrante caso reciente de Arabia Saudí. Es evidente que en dichos países se tortura, persigue y asesina en nombre de la fe, en este caso islámica, como es evidente que la concepción oficial que predican de esa fe es un rosario (con perdón) dogmático de odios y exclusión. More…

¿Te ha gustado? Pues difúndelo

Post

¿Qué hacemos nosotros contra la violencia de género?

Perdonen que parafrasee a Neruda y que descontextualice, alterándolo, uno de sus versos más célebres para dotarle de otro significado, pero no puedo evitarlo: sucede que me avergüenzo de ser hombre. Un verano como el que hemos vivido, superando en los meses de julio y agosto la veintena de víctimas de asesinatos machistas –entre mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas masculinas y otras víctimas como amigas, novios o hijos e hijas-, sería motivo más que suficiente como para trascender de los titulares y los breves reportajes de actualidad en el telediario. Por desgracia, no dejo de tener la sensación de que estos frecuentes episodios han pasado a formar parte del triste paisaje sin que saquemos ninguna conclusión efectiva más allá de la condena instintiva que nos brota de la humanidad que aún nos queda y de la vergüenza forzada por lo políticamente correcto. More…

¿Te ha gustado? Pues difúndelo

Post

Basta ya de impunidad con Valdemingómez

A finales del mes de junio, un incendio en un vertedero ilegal en los límites de la ciudad de Madrid con nuestra ciudad despertaba la preocupación vecinal a causa del humo y los malos olores producidos. El fuego, que se mantuvo activo durante dos semanas largas, y que por su complejidad de encontrarse entre montones de toneladas de basura en plena ola de calor precisó de labores de extinción especiales, vino a ser la punta del iceberg de un problema cuyo origen reside fuera de nuestro término municipal pero cuyas consecuencias sufrimos los vecinos y vecinas de Rivas: la ciudad sin ley en que se ha convertido Valdemingómez, un foco de impunidad en la Cañada Real Galiana en el que los delitos ambientales y el tráfico de drogas no han hecho más que crecer en los últimos años ante los ojos de las administraciones responsables (la Delegación de Gobierno, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid) que en el mejor de los casos no han sabido ver la magnitud del problema, cuando no han ejercido la desidia y la permisividad. More…

¿Te ha gustado? Pues difúndelo