Your browser (Internet Explorer 6) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.
X
Post

Generación sin miedo, República con futuro

Si alguien me dijera hoy qué imagen me evoca la Segunda República que nunca conocí, sería fácil responder aludiendo a la Puerta del Sol abarrotada como una verbena de lo ciudadano el 14 de abril de 1931, o a Clara Campoamor reivindicando el voto femenino en la tribuna de las Cortes, o a aquellas caravanas de las misiones pedagógicas abriéndose paso por los caminos rurales más inhóspitos, o a la ‘Muerte de un Miliciano’ inmortalizada por Robert Capa, o a la tumba de Machado en Colliure. Son muchas las estampas grabadas en la retina con la que el imaginario colectivo de nuestro tiempo ha levantado un puente de referentes con que salvar el abismo del olvido y el silencio impuestos durante tantos años.

Mi generación ha podido empezar a sentirse hija del orgullo de la recuperación de esa memoria más que de la losa, aunque ésta todavía nos pesa mucho y no es, desde luego, una tarea fácil ni resuelta. Pero no lo es, sobre todo, no sólo porque quede mucho por desempolvar y mucha memoria que recuperar, dignificar, reparar. Lo es, fundamentalmente, por el tremendo reto de analizar qué hay en nosotros y nosotras de aquellos valores luminosos que prendieron una transformación como nunca antes había conocido este país.

La casualidad histórica ha querido que en el 80º aniversario de la proclamación de la Segunda República emerja un movimiento juvenil contra la resignación y la condena a un futuro peor que el de nuestros padres y madres. Evidentemente, no hay comparación en la dimensión y magnitud de un acontecimiento y otro, pero no deja de ser curioso que ese incipiente ‘Basta’ gritado por decenas de miles de jóvenes y llamado a crecer como una bola de nieve, coincida con la efeméride del despertar de un pueblo entero por su modernización y democratización.

Aquellos valores republicanos de la libertad, la igualdad, la justicia social, la universalización de la cultura y la educación, la defensa de la paz, son el espejo de una generación que ha decidido apropiarse de la etiqueta “ni-ni” para darle la vuelta y devolvérsela a quienes se la impusieron: una generación a la que ni le gusta el mundo en que vive, ni piensa quedarse de brazos cruzados. Una generación, en primera y última instancia, republicana, en el sentido de haber dado el paso efectivo para ejercer su ciudadanía de manera plena, consciente y activa. Una generación que se reencuentra con la política como un necesario hecho consumado.

Por eso, si alguien me dijera hoy qué imagen me evoca la Segunda República que nunca conocí, sencillamente pienso en los y las jóvenes que no quieren jubilarse a los 67 años, que no quieren que sus hijos e hijas hereden un sistema educativo desmantelado, que no quieren arriesgarse a que el casino global haya reducido a cenizas su derecho a una pensión cuando les toque disfrutarla. Pienso en los y las jóvenes que al autoproclamarse sin futuro, están reconquistando el presente y situándose en la mejor tradición radical y progresista que ha conocido nuestro país.

Nada hay escrito. El movimiento juvenil que está emergiendo es aún pequeño, modesto, y quizás, en la forma en que hasta ahora se ha manifestado, perecedero. Pero forma parte de un acervo en plena ebullición, de una rebeldía imparable. Porque todo pasa, pero todo queda. Y porque a veces las casualidades envuelven justicia histórica. Vuelve a ser 14 de abril. Quizás estemos cerca de que lo sea definitivamente.

¿Te ha gustado? Pues difúndelo

  • Mi esperanza para este país es que haya muchos Curro Corrales.

    Saludos y ¡Ánimo!

    María

    12/04/2011

  • Curro, excelentísima entrada.
    Espero que esa "Juventud sin futuro" tome definitivamente las riendas, se apodere de las calles y nos traiga algo de esperanza, de optimismo para que "otro mundo sea posible".
    Nosotros, las otras generaciones, ahí estaremos de apoyo, de sustento… para todo lo que sea necesario.

    Un abrazo

    Ciberculturalia

    12/04/2011

Leave a comment  

name*

email*

website

Submit comment