Your browser (Internet Explorer 6) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.
X
Post

Un… dos… probando, probando

Hemos tenido una semana convulsa, de ésas en las que el mundo parece moverse tan deprisa que es imposible no sentir vértigo. Y no sólo vértigo: la actualidad ha estado marcada por la violentísima represión policial en Valencia contra estudiantes de enseñanzas medias que luchan contra los recortes educativos. Ayer conocíamos, además, el parón de rotativas del diario Público, y con él, la desaparición de una cabecera de prensa impresa que en sus cuatro años y pico de vida había conseguido articular un espacio plural de izquierdas en la opinión publicada y romper su monólogo oficioso.

En mitad de este tsunami regresivo, para mí ésta ha sido fundamentalmente una semana para reafirmarme en la alegría combativa de que esta inercia no es tal. Por varias razones: para empezar, el estallido represivo de Valencia no ha sido capaz de acallar (incluso, ha amplificado) el creciente y cada vez más organizado descontento contra los tijeretazos sobre la educación pública en una comunidad autónoma, la Valenciana, que es hoy el resto del naufragio de su ostentosidad, su despilfarro y su modelo especulativo con pies de barro. Pero hay más razones, algunas nos quedan más cerca.

El pasado jueves, 23 de febrero, se celebró en Rivas la segunda edición del Micro Abierto del centro cultural Federico García Lorca, la traslación local de una sencilla propuesta que en el circuito de garitos y locales de música en directo lleva un tiempo consolidándose: un pequeño escenario y un micrófono a disposición de quien quiera compartir sus canciones, sus cuentos, su poesía… sin inscripción previa. La Sala Polivalente del García Lorca acoge su propio Micro Abierto desde enero, el último jueves de cada mes, y en sólo dos citas ya ha servido como punto de encuentro para muchas y muchas jóvenes, muy jóvenes (la mayoría no supera los 19 años), y no tan jóvenes, que permite conocer ‘in situ’ el interesante movimiento de nueva canción de autor que existe en nuestra ciudad.

Pero hay más: el verdadero valor de lo que viví el jueves entre el casi centenar de chavales y chavalas no radica en la “democratización” de un micrófono y una tarima. El Micro Abierto es un laboratorio de compañerismo y de autogestión, un espacio para el empoderamiento desde la creación. El Micro Abierto es el altavoz de una rebelión contra la cultura-espectáculo establecida, una invitación a entender la cultura como un medio de expresión personal y un proceso de permanente construcción colectiva; es una forma de que choquen pacíficamente la actitud desafiante y la humildad, la generosidad y la vehemencia, que a cada cual nos hierve por dentro, y de proyectarla a un aforo en el que las fronteras entre quien actúa y quien escucha se diluyen.

Para quien quiera saber más concretamente qué se cuece en los Micros Abiertos del Lorca, sólo puedo lanzar dos consejos: no dejéis de venir al próximo (29 de marzo) y por supuesto, leed las crónicas que el dinamizador de este invento, Pedro Pastor, publica en este blog. Otra razón para venir a conocer el Micro Abierto es precisamente la de ver a Pedro Pastor coordinándolo, ya que lo de este chaval no tiene precio (tanto es así, que lo hace por la cara). El Micro Abierto no existiría si no hubiese un entorno dispuesto a encontrarse en una iniciativa así, pero desde luego que tampoco existiría si Pedro Pastor no le echase tantas ganas y tanto arte.

Así que ya sabéis qué hacer el último jueves de mes. Mientras, os dejo un par de vídeos: una canción de Pedro Pastor, y otra de Paskual Kantero ‘Muerdo’, que participó en el pasado Micro Abierto y que ayer viernes tuvo además otro concierto en solitario en el Lorca.

Pedro Pastor – No te lo crees ni tú

Muerdo – Me lo prometo

¿Te ha gustado? Pues difúndelo

Leave a comment  

name*

email*

website

Submit comment