Your browser (Internet Explorer 6) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.
X
Post

Otro logro de Tomás Gómez: Aguirre se carga el impuesto de patrimonio

Démosle muchas gracias, de nuevo, Tomás Gómez. Ya antes de decidir hace poco que iba a ser cómplice de las privatizaciones y los presupuestos antisociales de Esperanza Aguirre –anunciando que no votará en contra de los mismos por ¿responsabilidad?.-, en septiembre de 2007, en su primera reunión con Esperanza Aguirre tras ser elegido secretario general del PSM, propuso a la Presidenta eliminar el Impuesto del Patrimonio, así, a pelo. No es que tuviese un novedosísimo modelo fiscal alternativo, no es que plantease una reforma elaborada y meditada que reformulase la recaudación tributaria en la Comunidad de Madrid, con sus posibles lecturas negativas, positivas y mediopensionistas. No, simplemente, y como le recordó la propia Presidenta, “adoptó las tesis del PP” y optó por la fulminación de este impuesto. Ahora, Aguirre ha dado su brazo a torcer y, en una nueva muestra de la oposición influyente de Tomás Gómez, ha anunciado que después de muchos años recortando el susodicho impusto, va a proceder a cargárselo.
Ahora, el peso fiscal recaerá más sobre la nómina de trabajadores y trabajadoras, en una recaudación más injusta en un doble sentido: primero, por esa dependencia en exclusiva del IRPF y por tanto la mayor carga impositiva real para las clases medias y trabajadoras; y, segundo, porque van a dejarse de recaudar en las arcas regionales 630 millones de euros, lo que significa que se van a cerrar más aún los grifos sociales de esos presupuestos a los que, cuadrando el círculo, el PSM no va oponerse.
Y ya en serio. ¿Alguien puede explicárnoslo a los madrileños y madrileñas?

¿Te ha gustado? Pues difúndelo

Post

Un gran abrazo verde

Rivas se ubica en el Sureste de la Comunidad de Madrid, una zona tradicionalmente castigada con todo tipo de aberraciones al medio ambiente y la salud pública: desde el vertedero y la incineradora de Valdemingómez, hasta los proyectos de seis centrales térmicas previstas, pasando por la desidia en el cuidado y protección efectivas del Parque Regional del Sureste, para el que la Comunidad de Madrid retrasa una y otra vez (y así van ya 10 años) la aprobación de un Plan Rector de Uso y Gestión que habilite el marco de seguridad que ponga fin a actividades privadas y negocios particulares que se benefician y lucran con la falta de normativa, generando daños ambientales importantes. Ha pasado desde siempre con las graveras, y empieza a pasar también con la posibilidad de que se instalen cultivos transgénicos.
Todo ello, en definitiva, convierte a este espacio protegido del Parque Regional en territorio vulnerable, que acumula problemas como los que denuncia El Soto, y para los que la aprobación del citado PRUG pondría soluciones. Por ello, es importante que se empiecen a extender a todos los Ayuntamientos de la zona, iniciativas como la que aprobó el pasado 30 de octubre el Pleno de Rivas Vaciamadrid, y, en lo que le queda más a mano a cada cual, acudir a Rivas este domingo a la Cadena Humana por el Parque Regional del Sureste:

¿Te ha gustado? Pues difúndelo

Post

La CAM ante la Cañada Real: historia de una desidia

Parece que, de nuevo y como iba adelantando Antonio desde el Rubicón hace poco más de un mes, algo se mueve en torno a la Cañada Real. La Plataforma vecinal por el Saneamiento de la misma y el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid llegaron a un acuerdo sobre el que trabajarán y liderarán conjuntamente la exigencia de una solución para este problema alargado durante demasiados años. Un problema no sólo con mucho tiempo de recorrido, sino tremendamente complejo y poliédrico. En la Cañada Real se asienta una ocupación ilegal en la que conviven desde actividades y comercios hasta lujosas viviendas que “chupan” los suministros eléctricos y de agua, pasando por negocios fraudulentos relacionados con el tráfico de drogas o de armas, o de materiales robados, y, desde luego, también, se levantan y extienden infraviviendas donde habitan las más variadas y severas exclusiones sociales, infraviviendas construidas sobre un suelo público que alguien sin escrúpulos “vendió” a quienes no tenían ninguna otra alternativa para instalar su hogar.
Todo esto sucede, como todo el mundo sabe, sobre unos terrenos cuya única titular y propietaria es la Comunidad de Madrid, tal y como deja claro tanto el Estatuto de Autonomía en su artículo 27.3 como la norma que lo desarrolla, la ley de vías pecuarias. Se trata de un espacio considerado de valor y protección ambiental sobre el que se ha permitido, por omisión, semejante deterioro. Así el problema tiene unas claras vertientes social y ambiental, y otra parte de seguridad y, en cualquier caso, de cumplimiento de la ley. Por eso, y esto tampoco es nuevo, los Ayuntamientos por cuyo término municipal pasa el trazado de la Cañada (Madrid, Getafe, Rivas, Coslada y San Fernando) no se han cansado de pedirle a la Comunidad de Madrid que mueva ficha, que lidere como titular de los terrenos una solución bien planificada en la que deberán colaborar dichos ayuntamientos, y el Gobierno central, pero desde luego impulsada por la administración autonómica y varios de sus organismos, como el IVIMA o el IRIS.
Pero la Comunidad de Madrid no sólo ha estado, hasta el momento, haciendo oídos sordos, o directamente negándose, a esta petición. Es que hace cada día que pasa una tremenda dejación de sus obligaciones: además de las que tienen que ver con proteger las vías pecuarias, en el Estado de las Autonomías éstas gestionan el grueso de los servicios públicos de Bienestar, como es la Educación o la Sanidad, y en la Cañada Real Galiana hay casos sangrantes que afectan a la salud pública así como montones de niños y niñas sin escolarizar, sin que se tenga ninguna respuesta efectiva por parte del Ejecutivo que preside Esperanza Aguirre.
Tampoco ha sido muy alentador el plan que han pactado Aguirre y Gallardón para erradicar el chabolismo en Madrid, ya que este plan no incluía los casos de infraviviendas de la Cañada con la excusa de que el problema que se da en ésta “trasciende la definición de chavolismo”. Está claro, pero, por algún lado habrá que empezar…
Ahora el Alcalde de Rivas Vaciamadrid ha enviado ha enviado una carta a la Presidenta regional para exigir a la Comunidad de Madrid que acepte sus competencias como titular de la Cañada Real Galiana. Si la administración autonómica no respondiese en el plazo que marca la ley, se iniciaría un proceso judicial. Esperemos que no haga falta y se pueda empezar a trabajar en serio por una solución que desde luego no será de hoy para mañana pero que ha de gestarse ya mismo, una solución que evidentemente tendrá que tener en cuenta: la recuperación y saneamiento de la Cañada, y, por tanto, el desmantelamiento de la ocupación ilegal y su conservación ambiental efectiva como espacio protegido; el realojo en viviendas dignas y accesibles para aquellas personas y familias en situación de severa precariedad y pobreza; y la búsqueda de responsabilidades penales para quienes hayan estado haciendo un negocio fraudulento sobre terreno público y en muchos casos aprovechándose de la necesidad de terceros.
Veremos en qué se resuelve esta desidia que, hasta ahora, la Comunidad de Madrid ha ejercido impunemente.

¿Te ha gustado? Pues difúndelo

Post

La responsabilidad de ser irresponsables

No era broma, no era un chiste, no iba de coña… El PSOE ha decidido, además de responder a la crisis tarde, mal y con el ‘márketing’ deslucido desde el Gobierno central, dejar de hacer Política allí donde está en la oposición. Las y los madrileños deben saber que el PSM de Tomás Gómez, el hombre que no tiene sexo, no va a votar contra los Presupuestos de Esperanza Aguirre, esos presupuestos con los que se va a privatizar la gestión sanitaria pública de la región, con los que se va a priorizar la enseñanza concertada sobre la pública, con los que se van a recortar las aportaciones autonómicas a programas de vivienda conveniados con Ayuntamientos, con los que se va a congelar el mantenimiento de la red de Metro, con los que va a reducir un 47% los recursos de las universidades públicas
En un alarde de malabarismo que despista a cualquiera, el PSOE, también en Madrid, será “responsable” y no pondrá la zancadilla a aquellos gobiernos que no son de su color político para que éstos saquen adelante sus cuentas y afronten así la crisis.
Bien. De ahí se entiende que para el PSOE da igual un presupuesto u otro, y le da igual que por la vía de los números, en la Comunidad de Madrid, la factura de la crisis la vayan a pagar quienes no la han generado. Dice Gómez que su Grupo en la Asamblea votará a favor u optará por la abstención, y lo hará “con la nariz tapada” para “generar seguridad y confianza en los mercados”. Y a la ciudadanía madrileña, a la mayoría social de la Comunidad de Madrid, a sus trabajadores y trabajadoras, lo que les genera es un mensaje bien claro: si quieren seguridad y confianza, que la busquen en otro lado.
Esta decisión del PSOE que el líder del PSM no sólo acata, sino que defiende, es una auténtica burla a la democracia. No sé qué pensarán aquellos y aquellas votantes del PSM que optaron en las elecciones autonómicas por una política, cuando menos, diferente a la que ahora plasmarán esos presupuestos.
¿Era esto el voto útil?

¿Te ha gustado? Pues difúndelo

Post

Juan José Güemes, mártir

Anda Esperanza Aguirre con la antena encendida, y la desconfianza a flor de piel, ante el ejercicio de libertades varias por parte de trabajadores y trabajadoras de la sanidad pública madrileña: ahora parece que sindicarse, emitir una opinión o manifestarse suponen actos cuestionables, sospechosos, dignos del reojo y la estigmatización. No se entiende, si no, que ante las protestas que levanta la política sanitaria de la Comunidad de Madrid, su única respuesta sea la de tratar de desacreditar por esas vías a quienes hacen la crítica, sin entrar a rebatir con argumentos el contenido de la misma.
Veamos. Lleva Juan José Güemes, consejero de Sanidad, unos meses en que se encuentra allá donde va a trabajadoras y trabajadores sanitarios que manifiestan su oposición a la privatización de este servicio público esencial en la Comunidad de Madrid. Lo primero que uno interpreta de estos actos que en las últimas semanas se han ido intensificando no tiene nada que ver con las protestas en sí, si no con la agenda del propio Güemes: la de centros hospitalarios que visita, oigan, la de paseos con que cubre su jornada. Debe de ser que, como queda poca Sanidad pública que gobernar, tiene que justificarse el sueldo de alguna manera y trata de dar la imagen de hombre pegado al terreno de su gestión. A partir de ahí, claro, no es muy agradable que te recuerden allá donde vas que estás dando gato por liebre, o que el año que llevas al frente de esa Consejería es equivalente a la irrupción de un elefante en una cacharrería.
La Comunidad de Madrid contraataca, y anuncia que va a coger carrerilla judicial: así, pide a la Fiscalía del Tribunal Superior de Madrid que investigue “los ataques” que recibe el Consejero, y la respuesta fiscal es la de archivar el asunto. Entonces, claro, Esperanza y su Ejecutivo no pueden quedarse de brazos cruzados, y se sacan de la chistera un vídeo de una protesta a Güemes en la que señala (en una sobreimpresión, todo hay que decirlo, de lo más cutre) con nombres y apellidos a algunos de los manifestantes, a los que “destapa” (en un ejemplo de periodismo de investigación algo desactualizado) como representantes sindicales. Y yo me pregunto, ¿en que momento “representante sindical” ha sido recogido por la RAE como acepción de “delincuente”?
Al pobre Juan José Güemes, como al mártir San Manuel Blanco que creara Miguel de Unamuno, se le ha fundido alguna bombilla de su buena estrella y le tormenta la idea de que Dios le haya abandonado. Pero ésta no es una cuestión de designio divino o de casualidad, sino de refranero. Ya saben: de aquellos polvos, estos lodos. La Comunidad de Madrid ya no oculta sus ansias de privatización en la excusa coja de “modernizar la gestión” o de “dinamizar” el servicio (¿perdón?), sino que directamente habla del sistema sanitario de todos los madrileños y madrileñas como de una “oportunidad de negocio” para grandes inversores. Y, mientras, en el plano laboral del personal sanitario, se ha entregado a la cerrazón y etiqueta a los legítimos representantes de las y los trabajadores de “correas de transmisión” de la oposición de izquierdas. Pero no dice que ha roto el diálogo normalizado, que está recortando plantillas, que no cumple con acuerdos firmados la anterior legislatura por otro consejero pero del mismo partido, o que no se toma en serio la negociación colectiva, una de las bases de nuestra democracia en el ámbito de los derechos sociales.
Es importante hablar de esto: de lo que nuestro mártir y el Gobierno del que forma parte no quieren hablar. Es importante, y urgente, para que el Dios de la privatización y la subasta especuladora abandone nuestra Sanidad pública.

¿Te ha gustado? Pues difúndelo

Post

Manos arriba…

…Esto es un atraco.


CONCENTRACIÓN
Contra la privatización de la Sanidad Pública
23 de Septiembre 08, 18:30H
Plaza de la Lealtad 5 -Neptuno
(frente al Hotel Ritz)

¿Te ha gustado? Pues difúndelo

Post

Por el derecho a las mujeres a decidir sobre su cuerpo y su maternidad

He estado hace un ratillo debatiendo en una tertulia en la emisora madrileña de Punto Radio con un joven del PSOE y una joven del PP, y, claro, ha salido el tema del aborto y la ofensiva emprendida por sectores ultraconservadores de criminalización de profesionales sanitarios/as y mujeres. Y, una vez más -qué pereza- se han puesto a tirarse titulares a la cabeza, convirtiendo el asunto en una peleíta bipartidista en la que lo de menos es de qué se está hablando. Cuando esto se hace sobre las decisiones políticas del día a día, ya jode bastante porque es como darse cabezazos dialécticos contra la pared. Pero cuando sucede al hablar de un tema tan importante, y de esta campaña tan agresiva de la derecha extrema, y del riesgo de retroceso en derechos conquistados, uno no puede evitar una mayor frustración y se pregunta si los argumentos que con convicción defiende llegan a aflorar y hacerse visibles -en este caso audibles- en el jaleo superficial entre “los de la rosa” y “los de la gaviota”.
En fin, Serafín, que aunque quieran acallar el debate real, desde aquí os invito a todas y todos a autoinculparos y a asistir mañana a la concentración en Sol, a las 19 horas. ¡FUERA EL ABORTO DEL CÓDIGO PENAL! Haced caso a María, que estrena blog, y pasaos por la mani.

¿Te ha gustado? Pues difúndelo